martes, 1 de febrero de 2011

Deliciosamente no te soporto, me empalagan tus abrasos de oso Y no me apuestes, que no soy buen jugador, miento poco...pero cada vez mejor. Yo no te debo nada, no te debo nada. Cerrá bien cuando te vayas, corazón.

No hay comentarios: